Turismo de Navidad y Año Nuevo en Londres

La capital de Inglaterra ofrece interesantes alternativas para los que desean pasar allí los últimos días del año en medio de tradiciones pero a la vez mucha celebración.

Es fin de año y el ambiente en Londres cambia 180 grados. De repente el frío se siente más intenso en sus calles, las vitrinas se engalanan de vivos colores, el tradicional reloj ‘Big Ben’ espera dar los últimos toques para despedir el año viejo y recibir el nuevo.

Los sitios tradicionales de la ciudad lucen todos sus encantos para los miles de turistas que llegan a pasar allí los últimos días de diciembre. Las familias procedentes de distintos lugares del mundo aguardan en los puntos estratégicos de la ciudad, como la Plaza de Trafalgar y el London Eye, una gran rueda gigante que permite divisar cada rincón londinense.

Al menos por unos días esta cosmopólita capital cambia su apariencia seria y adusta. Un recorrido debe incluir la visita a las varias pistas de hielo que se construyen, donde hasta el que nunca ha patinado en su vida se anima a hacer el primer intento, sea cual sea el resultado.

Londres ofrece además otros atractivos cuando se tiene una buena capacidad económica. No hay que olvidar que esta es una de las ciudades más costosas de todo el mundo. Si le pregunta a un inglés qué sitio recomienda para hacer compras, sin duda uno de los que dirá es la tienda ‘The Christmas Shop’. Este es el único comercio londinense dedicado a la Navidad y abierto todo el año. Se sitúa en la galería Hay’s, cerca a la estación Bridge.

Otro punto del itinerario es el mercadillo de Navidad, que se puede recorrer hasta el 18 de enero, alojado en los exteriores del Museo de Historia Natural, que ofrece objetos decorativos y alimentos tradicionales.

Sin duda, otro sitio que debe quedar en su memoria y en sus fotos es el recorrido por las calles Regent y Oxford, donde se sitúan las mejores tiendas; se cierra el paso a los vehículos para dar paso a los peatones que hacen las últimas compras.

Otros lugares que atraen turismo

Por supuesto, otros planes también generan entusiasmo entre los primeros visitantes a Londres.

Es un rito subirse a los tradicionales buses rojos de dos para dar un paseo en la ciudad, tomar un taxi negro y dar una vuelta por Trafalgar Square (donde estará el árbol de Navidad donado por Noruega hasta el 5 de enero) y Picadilly.

Entre las alternativas en esta temporada están:

Patinar en Winter Wonderland en Hyde Park, entre Hyde Park Corner y Serpentine. Es la pista de hielo más grande de Londres.
Patinar sobre hielo en el Somerset House, el mejor emplazamiento para patinar al anochecer.
Realizar una cabalgata por el Hyde Park, en los establos del parque, alrededor del lago Serpentine.
No puede faltar la visita al Palacio de Buckingham, observar el cambio de guardia, ir a la Torre de Londres y al edificio del Parlamento.
Hacer un recorrido por el río Támesis en barco. Llegará hasta Greenwich, lugar de donde pasa el meridiano cero.

Cortesía del Tiempo.com. Articulo extraído de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-6680428

Comentarios

Deja un comentario